El zapatero: un mueble auxiliar que da de sí más de lo que crees

El zapatero es, por así decir, un mueble que suele pasar desapercibido. A menudo se disfraza de mesita auxiliar de pasillo, de cómoda de dormitorio o de mueble de recibidor, despistando a quienes lo ven y haciéndoles creer que su función es distinta a la de albergar una buena cantidad de pares de zapatos.

zapatero_moderno_3_puertas_1_opt

Zapatero moderno de 3 puertas, disponible en DueHome

Sin duda en esa característica reside parte de su eficacia, sobre todo si lo que se busca es camuflar el mueble. Pero los zapateros no tienen por qué ser discretos y poco llamativos: son un mueble de pequeñas dimensiones que, por su tamaño y condición auxiliar, nos permite jugar con superficies, texturas e imágenes, proponiéndonos un juego la mar de divertido al que quizá no nos atreveríamos con muebles más grandes como los armarios o las cómodas.

zapatero_uk_opt

Zapatero UK, disponible en DueHome

De hecho, los zapateros pueden llegar a convertirse en el mueble perfecto para darle un toque diferente o incluso experimental a nuestra decoración. En decoraciones monocromáticas, pueden constituir la nota de color, el guiño, el elemento de juego y creación. Y en decoraciones más coloristas, pueden desempeñar un rol activo y contribuir a la armonía cromática del entorno como el que más.

zapatero_taxi_1_opt

Zapatero Taxi, disponible en DueHome

Escoger el zapatero ideal para nuestra casa dependerá de varios factores. Lo principal es decidir qué papel queremos que el zapatero desempeñe en la decoración: podemos optar por un zapatero discreto que no llame la atención ni sobre su diseño ni sobre su función, o podemos optar por un zapatero que, gracias a su diseño o al color de su superficie, transcienda su propia función convirtiéndose en una pieza central del conjunto del mobiliario.

zapatero_con_espejo_rock_3

Zapatero con espejo Rock, disponible en DueHome

Un segundo factor a tener en cuenta será el espacio disponible en la estancia o zona de la casa en la que queramos situar el zapatero. Por ejemplo, si nuestra idea es situarlo en el pasillo, conviene escoger un zapatero de gran longitud y poca profundidad, que ocupe el espacio a lo largo y no a lo ancho, sacrificando el menor espacio de pasillo posible. O si, por el contrario, nuestra idea es colocarlo en el dormitorio, nos puede resultar de utilidad que el zapatero incorpore un espejo de cuerpo entero ante el que podernos vestir a diario, solución con la que mataríamos dos pájaros de un tiro fácilmente.

zapatero_con_espejo_rock_1

Zapatero con espejo Rock, disponible en DueHome

Un tercer factor y último a tener a cuenta sería el grado de multi-funcionalidad que esperamos de nuestro zapatero. Si por falta de espacio nos resulta imprescindible hacernos con un mueble que, además de albergar nuestros zapatos, sirva para otras cosas, es posible que nos resulten interesantes opciones como los muebles de recibidor con zapatero, que suelen ser muy completos e incorporar, además de espacio para los zapatos, algún cajón o estantería adicional, así como espejo y espacio de mesita para las llaves, las monedas o algún accesorio de decoración.

zapatero_espejo_adhara_3

Zapatero con espejo Adhara, disponible en DueHome

zapatero_con_espejo_adha_1

Zapatero con espejo Adhara, disponible en DueHome

Como veis, los zapateros son muebles auxiliares que pueden usarse de múltiples maneras y con infinidad de intenciones, y sin duda son un mueble que da de sí mucho más de lo que parece. Aquí podéis acceder a todos los zapateros disponibles en DueHome. ¡Que tengáis una feliz semana!

Imágenes | Clicando en cada imagen accederéis a la ficha de producto del mueble que aparece en ella. Todas las imágenes son de DueHome.