Sofá cama Capitoné: la elegancia de la sencillez

Las visitas, esperadas o no, tienden a alterar el orden de nuestro hogar durante horas, días e incluso semanas. No importa el grado de simpatía que sintamos por nuestros invitados, en el fondo nos preocupa ser unos buenos anfitriones y hacer todo lo que esté a nuestro alcance por contentarles.

876148_87673480

Entre las distintas opciones que podéis encontrar en Due-Home, una especialmente recomendable es el lugar donde descansarán. Por ello, y en especial en los hogares que no cuentan con una habitación de invitados, escoger un sofá que, aparte de satisfacer nuestros momentos de desconexión leyendo o ante el televisor, resuelva en cuestión de segundos las necesidades de toda una noche de sueño, resulta, sin duda, una decisión importante, y a la larga, saludable.

El sofá cama Capitoné

El sofá-cama Capitoné cuenta con una estructura de madera de fácil uso gracias a su sistema de apertura clic clac, que permite de forma rápida disfrutar de una cama de 194×110 cm, robusta y capaz de albergar sin problemas a dos adultos. El hecho de que sea un sofá sin brazos, evita la incómoda sensación de encajonamiento de otros sofás cama o cualquier confusión desplegándolo, propia de muebles de tres o más piezas.

sofa-cama-capitone

Como sofá, su mullida superficie se beneficia del clásico acolchado Capitoné, de símil piel, donde los botones se reparten de forma geométrica por el tapizado, otorgándole la elegancia de piezas clásicas y la sencillez de formas de un mueble minimalista. Este detalle habla a favor de su capacidad de adaptación y sus muchas posibilidades en un salón. El sofá cama Capitoné se amolda a cualquier instante, desde momentos familiares o entre amigos, al placer individual de acurrucarnos con una manta y el mando a distancia bien cerca hasta el punto de quedarnos dormidos sin temer al día siguiente por nuestros huesos.

sofa-cama-capitone desplegado

Además, su tapizado negro, sumado a un contraste de hilo blanco, le permiten encajar en cualquier tipo de decoraciones, desde sobrias a elaboradas, demostrando su carácter por sí solo o trabajando en equipo con el resto de muebles.

Cómodo y sencillo, así es el sofá cama Capitoné, la mejor forma de descanso tras una dura jornada y la clave de que nuestros invitados despierten con una sonrisa y con ganas de repetir. Nunca “irse a dormir al sofá” fue tan bueno.

Imagen | Bengal Cat, Reading