Rustic beach, la fusión perfecta entre mar y montaña

Si te encanta el mar pero también la montaña y eres incapaz de decidirte entre los dos, el rustic beach es para ti. Se trata de un estilo decorativo aplicado a las casas y apartamentos de playa que se inspira en los ambientes rústicos típicos de las casas de campo.

Así que si te enamoran los elementos vintage, silvestres y rústicos de las casas de montaña, pero al mismo tiempo no quieres renunciar a chapotear en el agua del mar, toma nota de estas ideas. Por fin vas a poder decorar tu apartamento o casa de la playa con detalles típicos de la montaña en una fusión perfecta.

Un elemento clave en la conversión de un espacio de playa a un espacio rústico es la integración de elementos inequívocamente campestres. Por ejemplo, las puertas correderas de granero, con su madera sin tratar, su acabado envejecido y sus herrajes metálicos gruesos, son una fantástica idea para integrar en tus dormitorios y baños.

Las casas y apartamentos de playa suelen carecer de calefacción central. Sin embargo, una de las cosas que más calidez y reminiscencia rústica le da un ambiente es una chimenea. ¿Por qué no integrar una en tu apartamento de la playa?

Es una fantástica manera de incorporar en ella algún elemento cálido que te permita disfrutar de esta propiedad más allá del verano y, al mismo tiempo, convertir la decoración en una apuesta eminentemente rústica.

Si quieres que tu refugio de la playa desprenda un aire rústico nada más verla, es obligatorio que en ella haya madera en cantidades generosas, especialmente madera sin tratar o texturizada.

No es necesario que tu apuesta sea total: fíjate en esta imagen cómo combinan mobiliario de cocina en DM o melamina de color blanco con placas, armarios y taburetes de madera raw, en una combinación perfecta entre luminosidad y calidez. Y al fondo en la ventana, ¡el azul del mar!

Un ejemplo de fusión perfecta entre mar y montaña. La arquitectura de la casa ha sido pensada para mantener el interior fresco y luminoso a base de paredes gruesas en blanco nuclear. Al mismo tiempo, la misma arquitectura integra elementos rústicos, como la chimenea. La decoración le otorga la guinda final, incorporando mobiliario en rattan, sillas de mimbre y sombreros de paja en la pared. ¿La clave del éxito? Menos es más: no pierdas de vista el minimalismo.

Aquí se apuesta decididamente por situar el concepto del mar en primer lugar gracias a las sábanas blancas y a los toques azul cielo en los marcos de las puertas y las lámparas. El toque rústico lo aporta el banco en madera recuperada y los utensilios antiguos colgados en la pared.

Una propuesta ecléctica que fusiona elementos de mar y montaña de una manera extraordinaria. Las puertas, el parquet, la butaca, las escaleras, la alfombra… todo transmite la idea de estar en pleno campo. Sin embargo, algunos accesorios de pared, como los remos, nos confiesan cuál es el verdadero enclave en el que se sitúa la casa.

Podría ser la imagen idílica que esperaríamos admirar desde la buhardilla de una cabaña delante de un lago en pleno Pirineo. Y sin embargo, ¡es la ventana de una casa de playa! Aquí directamente se ha buscado recrear un escenario campestre en el interior de la casa, dejando el contrapunto marítimo para la vista exterior.

Y en esta imagen nos vamos al extremo contrario: una casa que visiblemente se ha ideado  para disfrutarla cerca del mar y que sin embargo integra toques campestres aquí y allá que le dan un twist deco muy interesante. Atención al mueble auxiliar en madera raw de fondo: es la clave que articula la vertiente rústica de esta propuesta.

Podría ser el porche de una casa de campo, pero es el porche de una casa de playa. En esta decoración, lo rústico viene proporcionado por las vigas de madera en acabado salvaje que se ven en la parte superior y por la amplia mesa vintage que protagoniza la zona.

Las plantas y los toques de mimbre y rattan le proporcionan al conjunto un toque tropical que nos da pistas sobre el hecho de que la casa, en realidad, se encuentra en el litoral y no en plena montaña.

Y aquí una manera muy pero que muy sencilla de convertir una casa de playa en un enclave rústico a más no poder. Es tan sencillo como integrar en la casa un parquet antiguo, elaborado a base de tablones de madera gastados, y al mismo tiempo incorporar puertas del mismo estilo. ¿Qué te parece la idea?

Y hasta aquí nuestras ideas para fundir mar y montaña en tu decoración. ¿Qué te parece el estilo rustic beach? ¿Te animas a incorporar alguna de estas ideas a tu casa de la playa? ¡Anímate y muéstranos el resultado!

Imágenes | Haciendo click en cada imagen podrás acceder a su fuente.
Foto de portada | Mart.