Porches de casas de playa donde dormitar a gusto

Entramos de lleno en modo “ya se acerca el verano” y te traemos de nuevo un post de lo más veraniego. Y es que hoy nos hemos dejado llevar por la seductora idea de la pereza veraniega y nos hemos imaginado echándonos una siesta bajo la brisa y la luz del verano en el porche de nuestra casa de la playa.

Vale, sí: nosotros tampoco tenemos una casa en la playa con porche en el que echarnos una siesta. ¿Pero qué tiene de malo soñar un poco? Cierra los ojos y acompáñanos a un lugar imaginario e idílico en el que existen infinitos porches de casas de playa donde dormitar a gusto todos los días del verano.

Casi, casi, el porche de nuestros sueños: un sofá esquinero de amplias dimensiones en el que tumbarse a gusto con un techo de ramas que deja pasar la cantidad justa de sol para que no nos coja frío mientras dormimos. Posiblemente el porche de casa de playa perfecto.

Una versión algo más modesta pero increíblemente hermosa del mismo porche. En esta versión, el techo de ramas queda circunscrito al sofá, que es más pequeño que el anterior pero incorpora cortinas estratégicamente colocadas para que no nos molesten ni el sol ni el aire. El porche se completa con una mesa para comer y hacer vida social en familia.

Porche o terraza, aquí lo que importa es tener un espacio al aire libre delante de la casa para tomar el sol y dormir un rato. Este es un fantástico ejemplo de ello: por la mañana, nos permite tomar el sol a lo grande, lo que quiere decir que por la tarde este lado de la casa tendrá la sombra perfecta para que podamos disfrutar echándonos la siesta o tomándonos una copa con amigos.

Y hablando de amigos, qué mejor para pasar el tiempo con ellos en verano que invitarlos a comer o, mejor aún, a cenar, en nuestro fresco porche de la casa de la playa. Nos imaginamos la suave brisa y la sombra tras intensas horas de playa bajo el sol y literalmente no podemos encontrar una sensación que se identifique más con la idea del verano.

Una versión muy original de lo que es un porche. En esta propuesta le damos la vuelta a la ventana del porche y la reconvertimos en una barra americana. Los asientos, en lugar de mirar hacia el exterior, se dan la vuelta y miran hacia el interior de la casa. Una opción para disfrutar de tu porche de manera más informal.

Un auténtico sueño, especialmente si te lo imaginas a la caída del sol y disfrutando de unas copas con amigos tras un intenso día navegando por el mar. Y si ya uno de vosotros sabe tocar el piano, este porche es garantía de una velada perfecta.

Entre nuestros porches de casas de playa favoritos, se encuentran aquellos que combinan un sofá increíblemente grande con una mesa para invitados y un techo de ramas que deje pasar destellos de sol. Esta propuesta no es una excepción y se encuentra en nuestro Top 5 de favoritos sin lugar a dudas.

Un porche sencillo en el que destaca el sofá/hamaca que cuelga del techo y la pequeña alfombra de yute sobre la que pueden jugar los niños mientras te echas una siesta. Además, está protegido del sol y garantiza el paso del aire y la existencia de un espacio con sombra garantizada, algo muy importante en verano.

Un porche de casa de playa con unas vistas espectaculares, con cortinas que te permiten jugar al sol y a la sombra y con un sofá estratégicamente colocado para que, según dónde te sitúes, puedas tomar el sol o echarte una siesta sin pasar calor.

A veces, menos es más y no hace falta complicarse con mobiliario de gran formato para decorar y disfrutar de un porche de casa de playa. En esta propuesta, lo solucionan fácilmente con un simple sofá de mimbre, unos cuantos cojines, una alfombra y unas cestas dónde guardar los cojines tras usarlos. ¡Y no le falta de nada!

Y tú, ¿ya te has imaginado durmiendo la siesta en estos porches de casas de playa? Nosotros sin lugar a dudas, ¡claro que sí! Aunque esto de comprarnos una casa de playa con porche por el momento lo veamos muy lejano… ¡soñar es gratis!

Imágenes | Haciendo click en cada imagen podrás acceder a su fuente.
Foto de portada | Pinterest.