El biombo, un elemento de separación que vuelve

Parece que 2018 y 2019 están siendo años en los que, en decoración, se están recuperando elementos que parecen de otra época: las puertas de vidrio texturizado, las paredes texturizadas, las molduras, las puertas correderas, los papeles pintados con estampados maximalistas, los flecos… y ahora parece que lo que vuelve es el biombo.

Sí, sí, has leído bien: ¡vuelve el biombo! Un elemento de separación plegable y extraíble que acostumbraba a utilizarse en épocas en las que en las casas no existían los prácticos baños y lavabos de hoy en día. La gente tenía una pequeña mesita con una jarra llena de agua y una palangana para lavarse la cara detrás del biombo en el dormitorio, y es allí donde realizaban su higiene diaria y se vestían.

Pues bien, este elemento de nuestras bisabuelas (¡o tatarabuelas!) se está convirtiendo en una manera muy cool de separar espacios sin comprometer la distribución de una casa. Y es que, a veces, nos puede interesar mantener fuera de la vista una parte del espacio por el motivo que sea, o incluso recuperar ese reducto de intimidad en el dormitorio que antiguamente proporcionaba el biombo.

Hoy vamos a mostrarte cómo se está aplicando el biombo en las decoraciones modernas y qué claves debes tener en cuenta para integrarlo en tu casa sin esfuerzo.

Hace poco te contamos que una de las tendencias más importantes de la primavera 2019 va a ser la fusión entre lo japonés y lo escandinavo. El minimalismo y la simplicidad de materiales del estilo nórdico no se van a perder, pero van a adquirir un twist oriental inconfundible que va a dar lugar a decoraciones más zen imposible.

En este contexto, uno de los elementos que va a irrumpir con más presencia va a ser precisamente el biombo. Tiene toda su lógica si consideramos que este objeto, tal y como nosotros lo conocemos hoy, es de origen japonés. Si quieres integrarlo en tu decoración y estar radicalmente a la moda, apuesta por materiales como el mimbre o la madera de bambú con acabado natural.

Este biombo de color neutro con ruedas es una excelente idea para crear la ilusión de un espacio de trabajo en un piso pequeño en el que prácticamente no hay habitaciones.

Si dispones de un rincón en el que poner una mesa de oficina, una silla y un ordenador, no hace falta que tires paredes al suelo o que construyas muros nuevos: utiliza un pequeño biombo para separar este espacio del del salón y ya lo tienes.

Cuando quieras recuperar ese espacio para el salón, solo tienes que cerrar el biombo y ponerlo contra la pared. No te ocupará más que unos pocos centímetros.

Parece que la tendencia de utilizar en las paredes un papel pintado bold, con estampados maximalistas y rotundos, no va a quedarse solo en las paredes. También los biombos van a mostrar estampados en colores oscuros e intensos que no nos van a dejar indiferentes.

El biombo es, de hecho, un recurso estupendo para apuntarse a una tendencia algo controvertida y extremada como ésta sin comprometer demasiado el aspecto de tu casa. ¿Qué te parece la idea?

Aquí van dos ideas estupendas para darle un twist a este práctico objeto. ¿Recuerdas que al principio del post hablábamos de que el biombo servía antiguamente de separación entre el dormitorio y un baño improvisado? Pues bien, algunas empresas se lo han tomado al pie de la letra y han creado biombos con accesorios típicos de baño, precisamente para que recuperes esa idea y la implementes de nuevo en tu dormitorio.

En la segunda propuesta, el biombo forma parte de la carpintería de la ventana office de esa cocina: es un biombo/ventana corredera plegable, pero cumple con la misma función que un biombo cualquiera: separar dos espacios cuando se necesita y unificarlos cuando es necesario. Además no te pierdas el detalle del vidrio texturizado, que está súper de moda.

Y para terminar, 3 maneras originales de utilizar un biombo con mucho estilo. Úsalo para preservar la intimidad de tu dormitorio si vives en un loft o tu dormitorio está en un espacio abierto; no te cortes y aprovecha la superficie para situar elementos decorativos, como cuadros; o incluso conviértelo en un accesorio semi-fijo en tu casa añadiéndole pequeños estantes.

Y tú, ¿con cuál de estas propuestas te quedas? ¿Te animas a probar qué tal queda un biombo en tu casa? ¿Qué opción te convence más? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Imágenes haciendo clic en cada imagen podrás acceder a su fuente.
Foto de cabecera | Time for Fashion.